Batiente 0.6 Cynthia Gutiérrrez. Abismo flotante

batiente06
Izamiento 5 marzo | Asta bandera   

 


Asta bandera

La imagen que da cuerpo a esta bandera es de un elemento inmaterial, efímero y translúcido. Invita a reflexionar en torno al intento de construir una representación en un momento de cambio e indefinición.

Batiente. Programa de banderas temporales creadas por artistas para Casa del Lago. Toda bandera es una declaración, una construcción simbólica que, a través de la forma y el color, comunica y expresa un mensaje específico.

A través de la historia, las banderas han identificado a grupos, comunidades y países. Sostenidas al frente, ondeando en los aires, han tenido el poder para mover masas enteras con un fin común. En muchas ocasiones ese objetivo ha sido la libertad. Sin embargo, me pregunto si realmente una bandera puede hoy englobar la identidad cultural y la idea de libertad de toda una nación. ¿Se puede consensar una imagen que realmente identifique a todos? ¿Es un acuerdo lo que buscamos, una identidad hegemónica?

Prefiero creer en la discontinuidad que en la unificación. ¿Cómo marcar los límites de la diferencia si somos un grupo de extraños coincidiendo ahora en un lugar, con orígenes y pensamientos heterogéneos? Buscamos la diversidad: ser iguales pero mantener las diferencias. Existen unos, pero también los otros. Algunos se encuentran en el centro, otros al margen. El pasado pareciera pertenecer a otros y el presente me parece una gran nube gris que nos envuelve. El futuro, un horizonte diluido visto a través del nublado velo de lo que parece ser un eterno abismo flotante.  Propongo una bandera que no representa una identidad consolidada, sino una identidad fragmentada, disuelta, perdida entre cenizas y polvo. Una identidad confusa, extraviada en la infinita inercia envolvente de una realidad incomprensible. Se trata de una bandera parcialmente  translúcida con la imagen de una columna de humo; una bandera a manera de señal turbia y difusa que, al toparse con nuestra mirada, hace evidente el peligro que nos asedia pero que, al mismo tiempo,  permite atravesarla con nuestros ojos, vislumbrar cierta claridad e integrar los matices del contexto. Un abismo, una interrogante... otra ruta. Esta bandera no encarna una imagen congelada sino parte de un proceso, de un devenir incierto. Es un estandarte que señala un momento y después, finalmente, se disuelve en el viento para dejar pasar los rayos de luz.

Cynthia Gutiérrez